Café ASIME con Suiza

Mantener la comunicación en todo momento entre los progenitores es la recomendación más importante del suizo Markus Zwicky, experto en derecho internacional privado con una larga experiencia en temas de durante el CAFÉ ASIME celebrado el 23 de febrero de 2021. A pesar de la rapidez y eficacia de los procedimientos de restitución internacional en Suiza, el interés del menor exige la comunicación entre los progenitores para facilitar los acuerdos y ejercer la patria potestad desde la responsabilidad.

En los asuntos de sustracción internacional de menores en Suiza, la Autoridad Central suiza tiene un papel fundamental. Está organizado bajo el Ministerio de Justicia, maneja muchos idiomas y son una garantía para el feliz y sobre todo rápido desenlace del conflicto. La Autoridad Central intenta durante las primeras semanas tras la sustracción sentar a los padres para conseguir una resolución de mutuo acuerdo. Si no funciona, ya sí pasaría al procedimiento judicial.

En este sentido, remarca Markus Zwicky, es importante contar con un abogado local para resolver los casos de sustracción internacional. Suiza tiene 26 cantones, y a pesar de tener una misma ley procesal, la práctica forense varía radicalmente de uno a otro. Existe también la posibilidad de acudir al Juzgado sin abogado, si bien no es recomendable en casos complicados, como suelen ser los de sustracción internacional de menores. Además, a través de la Autoridad Central cabe la posibilidad de solicitar un abogado de oficio.

En cuanto al procedimiento en sí, cabe destacar que no tiene costas judiciales si solo se discute la restitución o no. En caso de entrar en debate cuestiones relativas a custodia o pensión de alimentos, sí que las partes deben pagar las costas judiciales.

Sobre el desarrollo del procedimiento, cabe destacar que se respeta el derecho del menor de ser escuchado. La forma dependerá de cada juzgado. Los propios jueces suelen tener especializada y experiencia en el trato con los menores. Si es necesario, sobre todo en fase de ejecución, el juez puede pedir la intervención de los servicios de protección de los menores.

En cuanto a la defensa del art. 13b del Convenio, tan difícil de aplicar, Markus ha explicado que el Tribunal Federal obliga a una interpretación restrictiva. Solo podrá ser aplicado como una verdadera excepción y con una prueba real, ya que no se trata de resolver las medidas paternofiliales, sino la restitución. Solo si la persona custodia no tiene posibilidad alguna de vivir en el país de retorno o ni el progenitor requirente puede ejercer o ha ejercido la custodia, cabría alegar esta excepción.

Descargar nota