Quedan pocos minutos para las 9:00 de la mañana, y Michael -nombre ficticio para proteger su identidad-, de 10 años, se dirige al colegio noruego de Albir, en el municipio alicantino de l’Alfàs del Pi, como cada día durante los últimos tres meses. Camina tranquilo, mochila en ristre, por una calle cuesta abajo entre casas blancas de dos plantas, propias de las urbanizaciones que en esa zona albergan colonias de distintos puntos de Europa. Cuando cuatro hombres bajan de un coche y se abalanzan sobre él, su acompañante, que empuja un carrito, apenas tiene tiempo de reaccionar. Intenta resistirse y se tira por el suelo, mientras dos de los asaltantes inmovilizan al adulto que lo acompaña. El cochecito ha volcado, y el otro niño está por tierra.

En ese momento, Michael no puede imaginar, porque el terror le impide reconocerlos, que los hombres que lo cogen en volandas y lo lanzan dentro del vehículo son su padre y su tío paterno. Los acompañan el ex conductor de ambulancias noruego Martin Waage y Pelle, del tamaño de un armario y ex militar sueco. Son director y empleado, respectivamente, de ABP World Group, la empresa de restitución de menores -secuestro lo llaman otros- con tintes paramilitares y establecida en Málaga, que Geir Waagenes ha contratado para recuperar a su hijo, del que tiene la custodia y que fue sustraído por su ex mujer en Noruega.

Pocas horas después, y tras la mediación de la Policía noruega para evitar la detención de padre y tío, consiguen embarcar en un vuelo con destino al país nórdico. «No puedo decir cuánto dinero pagué, sólo que fue una cantidad razonable. Está claro que aquello no fue bueno para nadie, todos perdimos, pero era la única vía que yo veía en aquél momento», explica este banquero de 35 años a Crónica por teléfono.

ABP World Group, que asegura haber restituido 200 niños en todo el mundo, no es la única empresa que opera en España. También lo hace el Centro Experto Internacional Secuestro demenores.ES (CEIS), fundado en 2000 por el hispano-holandés A. LL. H. , quien afirma haber devuelto a España nueve menores sustraídos por uno de sus padres.