El Convenio de La Haya sobre la sustracción internacional de menores de 1980 ha sido ratificado por muchos países latinoamericanos y del Caribe. Cómo se aplica en esta región ha sido el tema de debate en la jornada organizada el 21 de marzo por la Embajada de España en Londres y la asociación británica Reunite International. El invitado, D. Ignacio Goicoechea, miembro de la Oficina Permanente de la Conferencia de La Haya y representante de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe, expuso ante un público variado de jueces, abogados de varios países y miembros de la Autoridad central británica los logros obtenidos y los retos pendientes. ASIME estaba representada por sus miembros Carolina Marín Pedreño, y Adriana de Ruiter Mayte García-Muñumel.

D. Ignacio Goicoechea alabó la implementación del Convenio en la región. El ultimo país en acceder al Convenio ha sido Bolivia. Destaco que se ha producido en muchos países una concentración judicial en estos temas, y por tanto, especialización de los jueces. Se diferencia correctamente entre los procedimientos de custodia y los procedimientos de retorno en base al Convenio. Igualmente ha mencionado la adaptación de las normas procesales para adecuar los procedimientos nacionales a las exigencias del Convenio en tres países, Chile, Republica Dominicana y Uruguay.

Concretamente, el plazo de las seis semanas en la que la sustracción debe ser resuelta. Y eso precisamente sigue siendo un reto. Se incumple, por motivos varios, a menudo dicho plazo. A mayor duración del procedimiento, mayor complicación posteriormente para la ejecución de la orden de retorno del menor.

Otro reto pendiente en América Latina, y posiblemente en muchos otros países, es la implementación eficaz de procedimientos de mediación como sistema de resolución de conflictos. La recomendación es que se siga trabajando en fomentar la mediación como una herramienta eficaz para resolver los conflictos relacionados con la sustracción de menores. Ese reto también lo tenemos en España.